¿Cómo ahorrar agua y energía en tu jardín?

Los que viven en el campo o tienen un jardín con plantas, saben mejor que nadie el gasto que implica. Para los que tienen la suerte de poder disfrutar cada día de este pequeño lujo, traemos una serie de recomendaciones para ahorrar energía y agua mientras disfrutan del bienestar que ofrece vivir en plena naturaleza.

Consejos para ahorrar agua

Tus facturas se dispararán en el momento en que decidas preparar tu jardín o huerto si no consideras ciertos aspectos relacionados con el riego. Para evitar inconvenientes y además contribuir al consumo responsable del agua, las siguientes ideas pueden ser de gran ayuda. Y es que no tienes que gastar una fortuna para tener tus plantas de primavera y verano perfectas. Lo principal es cuidarlo adecuadamente.

1. Reutilizar el agua

¿Alguna vez has pensado cuánta agua desperdicias en la ducha esperando a que se caliente? ¿O que usas para cocinar pasta o verduras? Puedes utilizar ese agua para regar las plantar de tu jardín.

2. Usa agua de lluvia

Llevar algo tan simple como unos cuantos barriles afuera puede ser de gran ayuda para reducir el uso de agua. También puedes colocarlos junto a las tuberías que llevan el agua desde el techo hasta el suelo, e incluso explorar la posibilidad de adquirir cisternas de diferentes tamaños si vives en una zona con mucha lluvia.

3. Evita las malas hierbas

No es casualidad que en nuestro país cada vez haya menos jardines con césped, es un cultivo que requiere mucho riego y, además, España no tiene el mejor clima para cultivarlo a la perfección. Sin embargo, se puede reemplazar fácilmente ya que existen muchas alternativas naturales y artificiales que son más fáciles de mantener y, sin duda, más económicas.

4. Elige el mejor sistema de riego

El más efectivo y económico es sin duda el riego por goteo, aunque es un sistema costoso que requiere constantes revisiones. Además, es recomendable evitar en lo posible el uso de tuberías. Ajuste los aspersores de vez en cuando (ya que tienden a moverse) y use regaderas para pequeños grupos de plantas.

5. Hazlo en el momento adecuado

El mejor momento para regar el jardín es siempre a primera hora del día o de la noche, porque así evitamos la evaporación del agua que se produce al exponerse a la luz solar directa.

Así ahorras energía en tu jardín

Al dividir el área exterior de tu hogar en diferentes zonas para no tener que encender todas las luces a la vez, ahorra dinero. Y recuerda que usar bombillas de diferentes potencias también ayuda a crear diferentes ambientes en tu jardín. La energía solar, la tecnología LED  y los sensores también son buenas opciones. Te contamos por qué:

1. Tecnología LED

Al usar lámparas LED, puede reducir los costos de electricidad hasta en un tercio. También son muy duraderos porque son resistentes a la humedad y las temperaturas extremas.

2. Energía Solar

Son una excelente opción ya que no utilizan electricidad. Ya te hemos contado todo lo que necesitas saber sobre los paneles solares y si son rentables. Además, no requieren instalación previa y son autónomos, cargándose durante el día y brillando por la noche.

3. Sensores

Al optar por automatizar el encendido y apagado de las luces de tu jardín, te aseguras de que solo se enciendan cuando sea necesario, evitando así el derroche de energía eléctrica.

Como ves, no es necesario hacer grandes esfuerzos para ahorrar energía y agua en tu jardín, si bien es cierto que utilizar ciertas tecnologías como las que te hemos comentado, te compensará a la larga. No es sólo una cuestión de ahorro, sino también de respeto por el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos Cookies Ver más